domingo, 20 de marzo de 2011

La pausa que no es descanso

Por Emanuel Donati

Digresión critica.

La Diosa de la letra se toma vacaciones.

El punzante reloj de arena molesta cada noche de ocio.

Y mis dedos que no esculpen una palabra.

Paréntesis de hacerme.

Cuando hay tanto de que hablar cuesta borrar.

El miedo alarma por el riesgo que hay que correr.

Y mis ideas que no saben bien que hacer.

Detención de Ser.

Momento chato y monótono.

Blanco y negro, sin ganas de gris.

Y las letras que no se acuerdan de mi.

1 comentario:

  1. ¿Tanteando con la posía, Donati?
    Está de puta madre. ¡Danos más!

    ResponderEliminar